ATRACCIONES

Curiosidades que quizá no conozcas del Coliseo

El Coliseo de Roma, la antigua arena donde se celebraban justas, luchas de gladiadores y representaciones teatrales, es el monumento más famoso de Italia, el que inmediatamente viene a la mente cuando se habla del Belpaese.

Su historia y las leyendas que rodean este maravilloso edificio, muy transformado a lo largo de los siglos, están impregnadas del alma de Italia, con sus contradicciones, sus problemas, pero también su belleza.

A pesar de ser uno de los monumentos más famosos y conocidos del mundo, sin duda hay cosas que no sabrá y le sorprenderán las curiosidades que rodean sus piedras.

Getty Images
Curiosidades que quizá no conozcas del Coliseo
El Coliseo de Roma, la antigua arena donde se celebraban justas, luchas de gladiadores y representaciones teatrales, es el monumento más famoso de Italia, el que inmediatamente viene a la mente cuando se habla del Belpaese. Su historia y las leyendas que rodean este maravilloso edificio, muy transformado a lo largo de los siglos, están impregnadas del alma de Italia, con sus contradicciones, sus problemas, pero también su belleza. A pesar de ser uno de los monumentos más famosos y conocidos del mundo, sin duda hay cosas que no sabrá y le sorprenderán las curiosidades que rodean sus piedras.
Getty Images
Suena extraño, pero no es una de las construcciones humanas más antiguas del mundo
Aunque nos parezca que el Coliseo ha estado ahí desde siempre (y de hecho es la manifestación más imponente de la Antigua Roma que ha llegado hasta nosotros), no es uno de los edificios más antiguos que han llegado hasta nuestros días. El Coliseo fue construido en época flavia, iniciado por Vespasiano y terminado por Tito, que lo inauguró en el año 80 d.C. Así pues, este Coliseo tiene menos de 2.000 años, y no impresiona tanto si pensamos en otras construcciones hechas por el hombre, como la Pirámide de Guiza (construida, según se calcula, en el año 2.550 a.C.) o el yacimiento druida de Stonehenge (que, según se calcula, podría tener hasta 5.000 años).
Getty Images
Julio César nunca pisó el Coliseo
Las novelas y la filmografía modernas nos han acostumbrado a imaginar a Cayo Julio César, el más famoso y primer emperador romano de la historia, sorbiendo vino mientras contempla las luchas de gladiadores en el interior del Coliseo. Sin embargo, y es realmente extraño que esto siga siendo un falso mito hasta nuestros días, al gran líder y político romano nunca se le permitió entrar en el Coliseo, simplemente porque en el momento de su muerte, en el año 44 a.C., faltaban más de 100 años para su inauguración.
Getty Images
'El Gladiador' tiene razón: los emperadores bajaron a la arena
Ridley Scott mostró en su famosa película al emperador Cómodo, hijo de Marco Aurelio, descendiendo personalmente a la arena del Coliseo para luchar contra Máximo Décimo Meridio, interpretado por Russell Crowe. Suena absurdo, pero lo cierto es que los propios emperadores bajaban a la arena, aunque no para luchar contra gladiadores, sino contra bestias feroces. En las raras ocasiones en que los emperadores luchaban contra gladiadores, éstos llevaban espadas de madera, y se les infligían severos castigos si alguna vez se atrevían a herir al soberano.
Getty Images
Originalmente ni siquiera se llamaba Coliseo
Absurdo, ¿verdad? Acostumbrados como estamos a llamarlo Coliseo, quizá también resulte difícil para las personas que no hablan latín comprender que la palabra Coliseo deriva de Coloso, y que se tomó como nombre del edificio, probablemente, por su proximidad a la estatua llamada "El Coloso de Nerón", de 35 metros de altura y colocada antaño en el exterior del anfiteatro. Además, el nombre de "Coliseo" no se generalizó hasta la Edad Media y, aparte de la estatua, también puede derivar de la deformación popular del adjetivo latino "colosseum" (traducible por "colosal", tal y como aparecía a principios de la Edad Media entre las casas de uno o dos pisos). El Coliseo era conocido originalmente como Anfiteatro Flavio (latín: Amphitheatrum Flavium) o simplemente Amphitheatrum (italiano: Anfiteatro).
Getty Images
La profecía de Beda el Venerable
Mientras exista el Coliseo, también existirá Roma; cuando caiga el Coliseo, también caerá Roma; cuando caiga Roma, también caerá el mundo". Esta es la profecía de Beda el Venerable, formulada en el siglo VIII d.C. ¿Será cierta?
Informativa ai sensi della Direttiva 2009/136/CE: questo sito utilizza solo cookie tecnici necessari alla navigazione da parte dell'utente in assenza dei quali il sito non potrebbe funzionare correttamente.